En nuestra Familia diferentes vocaciones se unen en un único ideal: “quiéranse mucho entre ustedes”. El corazón de nuestro quieres es Jesús.

El modelo de nuestro estar juntos es la Santa Familia de Nazaret, el fuego que calienta nuestras casas es el amor del Padre por sus hijos. 

La Familia del Padre Ottorino

 

“¡Quiéranse mucho entre ustedes!”

 

Esta es la invitación que nos ha dejado padre Ottorino. Es de una sencillez desarmante. Es de lo que necesita cada corazón, y el corazón de nuestro querer es Jesús; el modelo de nuestro estar juntos es la Santa Familia de Nazaret; el fuego que calienta nuestras casa es el amor del Padre por sus hijos.

 En nuestra Familia, diferentes vocaciones se funden en un único ideal.

 

Somos Religiosos pastores: como consagrados, vivimos en pequeñas comunidades; como ministros ordenados, somos sacerdotes y diaconos y asumimos juntos la guía pastoral de las parroquias, con atención privilegiada a los jovenes y a los trabajadores. Nosotros sacerdotes somos educadores en la fe. Nosotros diáconos somos animadores e formadores de los laicos en el ejercicio de la caridad.

Todos nosotros religiosos constiutuimos la congregación llamada Pia Sociedad San Cayetano.

  

 

 

Somos Hermanas en la Diaconia, mujeres consagradas que viven em comunidad. Siguiendo el ejemplo di María, sierva del Señor, participamos y animamos la vida de la comunidad cristiana junto a los religiosos. Vivimos de nuestro trabajo, y nos insertamos sobre todo en las actividades sociales, educativas y caritativas.

 

 

 

 

 

Somos los Amigos del Padre Ottorino, hombres y mujeres, laicos casados o no, que viven una existencia normal en el mundo. Nuestra misión principal es llevar a Jesús en el ambiente laboral, en la familia y en la cotidianidad de la vida. Compartimos el espíritu de la Familia y nos empeñamos en la pastoral, al lado de los religiosos y de las hermanas en la oración y el servicio.

 

Go to top